RADIOMANIA FM

Imágenes del tema: merrymoonmary. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Regionales

Internacionales

Tecnología

Opinión

Entretenimiento

Deportes

» » ASÍ ERA DANIEL LEZAMA, EL JOVEN TRABAJADOR QUE FUE ASESINADO POR EL CICPC


 El joven era padre de un niño de 5 años. Trabajaba en la alcaldía del municipio Andrés Eloy Blanco, donde se encargaba de organizar las fiestas en honor a la Virgen del Valle, patrona del oriente venezolano

Fuente: El Pitazo.com

Caracas.- Daniel Alejandro Lezama Ramírez nunca tuvo problemas con la ley. Su expediente está limpio, sin registros policiales ni antecedentes. El pasado jueves, 7 de abril, murió acribillado a manos de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), dentro del restaurante Bar Thiago’s en el sector Tío Pedro, en Carúpano, municipio Bermúdez del estado Sucre, en el oriente de Venezuela.

 

Así lo aseguran sus familiares y el mismo Douglas Rico, director general del organismo policial al que pertenecen los seis vinculados por el crimen. A sus 20 años de edad, Daniel Alejandro era padre de un niño de 5 años y trabajador de la Alcaldía de Andrés Eloy Blanco, otro municipio de Sucre.

 

Concretamente se desempeñaba como promotor cultural, en específico, se encargaba de organizar cada 8 de septiembre la procesión en honor a la Virgen del Valle, patrona del oriente del país, tradición que heredó de su padre a quien perdió cuando tenía 18 años.

 

El papá de Daniel tenía camiones y él desde muy pequeño, junto al resto de la familia, lo acompañaba en la caravana el día de la Virgen.

 

«Después que murió Oscar Lezama (progenitor), Daniel quedó encargado de hacer las caravanas y de organizar todo lo concerniente a las festividades del Día de la Virgen. Entregaba franelas a la comunidad y por todo eso era muy querido. Nunca estaba solo, siempre andaba rodeado de otros jóvenes porque era como quien dice: el alma de la fiesta«, así lo describió Eddyl Pazos, prima del joven asesinado, durante una conversación con El Pitazo.

 

Su familia no deja de llorarlo. No saben cómo pudieron confundirlo con un delincuente, como afirmaron los ejecutores del homicidio, al decir que dispararon contra Lezama cuando el joven se sentó en una mesa del restaurante y quiso sacar su portachequera, lo que ellos pensaron que se trataba de un arma de fuego.



«Muchas personas juzgan por la vestimenta o apariencia, pero Daniel parecía un sifrinito porque siempre le gustaba andar bien vestido. Era muy alegre, colaborador y sus amistades lo buscaban para trabajar y él lo hacía porque siempre quería comprarse sus cosas bien. En lo que se proponía, se enfocaba y lo lograba. Tenía su carrito y unos días antes de que lo asesinaran, vendió su moto para comenzar a ahorrar para una casa«, aseguró Pazos.

 

Daniel Alejandro era el tercero de cuatro hermanos, tres varones y una hembra. Por su piel más oscura que la del resto, su familia y amigos le llamaban «negro». El joven trabajó en el cabildo local desde la administración del alcalde Ezequiel Rojas y luego continuó con Elías Guerra.

 

Vivía con su abuela. Y para esta Semana Santa esperaban disfrutar de la playa en familia.  «Le encantaba ir a la playa, en Carnaval, Semana Santa, y durante las fiestas patronales de San Agustín, patrono de Casanay, comunidad donde vivía y que también él organizaba».

 

Pazos comentó que cuando ocurrieron los hechos, el pasado jueves, Daniel Alejandro llegó al restaurante con un familiar. «No estaba solo, salió con una prima. Ella quedó abajo y él subió a ver si había una mesa. No era un sitio que frecuentaba».

 

Al subir al otro piso, el joven se encontró con los funcionarios del Cicpc, quienes estaban comiendo. En total eran seis. El vídeo de seguridad que se hizo viral en redes muestra cuando Daniel Alejandro se sentó en la mesa de uno de los lados y unos 12 segundos minutos después de su llegada, le dispararon quedando muerto en el lugar. El hecho ocurrió bajo la mirada de otros clientes del restaurante.


«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply