RADIOMANIA FM

Imágenes del tema: merrymoonmary. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Regionales

Internacionales

Tecnología

Opinión

Entretenimiento

Deportes

» » EL CARACAS SE APOYÓ EN JÓVENES TALENTOS PARA LOGRAR LA CLASIFICACIÓN AL ROUND ROBIN


 Fuente: El Universal

Caracas.- El alto mando de los Leones del Caracas tenía una enorme deuda. El equipo capitalino se desplomó en la segunda mitad de la temporada anterior, terminó con el peor récord de la liga (15-25) y la efectividad colectiva más elevada (5.89) en la historia del club, que data desde 1946, reseñó Alexander Mendoza, jefe de prensa de los melenudos.

 

Este sombrío balance dejaba poco espacio a la esperanza. Así que cuando Richard Gómez, gerente deportivo del club, declaró durante el primer día de prácticas en octubre, que el conjunto no tenía el talento de otros equipos, pero que iba a competir, muchos analistas se miraron las caras y enarcaron las cejas. Existía un núcleo de peloteros jóvenes y talentosos. Pero era difícil vender esa idea.

 

“Evidentemente sí. Pero pudimos demostrar que jugando una buena pelota se pueden lograr los objetivos, a pesar de las falencias que puedas tener. Desde el primer día nos pusimos como meta tapar nuestras debilidades con un bueno juego”, soltó el ejecutivo, con la tranquilidad de ver al equipo clasificado y con posibilidades de terminar en la tercera posición de la tabla.

 

El primer paso, para echar andar el plan fue contratar a un cuerpo técnico curtido, comandado por el manager José Aguacil, reputado técnico en la organización de los Gigantes de San Francisco, con una experiencia invernal positiva en la Liga Dominicana (LIDOM), y respaldado por la exitosa dupla de Lipso Nava y Wilson Álvarez, como coaches de banca y pitcheo, respectivamente. Ambos llegaron con un amplio resumen curricular, que incluía guiar a las Águilas del Zulia al campeonato de la temporada 2016-2017.

 

“El área que se atacó primero fue estructurar un cuerpo técnico de experiencia y de renombre. Queríamos darle a los jugadores figuras con nombre en la liga y con exitosas carreras como técnicos, darles esa referencia. Lo segundo fue fortalecer el roster. Fallamos en la temporada pasada porque estábamos muy cortos, con poca profundidad y no queríamos que eso volviera a pasar. Por eso fuimos agresivos en el mercado”.

 

Gómez logró sumar ocho nuevas piezas al equipo, entre ellas César Valera y Erick Castillo, dos peloteros clave que llegaron provenientes de Caribes de Anzoátegui, en el mega canje que involucró a los grandeligas Asdrúbal Cabrera y Víctor Reyes.

 

“Ese fue el cambio más difícil. No era sencillo salir de Cabrera y Reyes, aunque ambos habían mostrado muchos problemas para jugar con los Leones. La mayoría de jugadores que han llegado nuevos aportaron su cuota. Antes conseguimos a (Jesús) Zambrano (del Magallanes por Carlos Pérez en 2019), (Eduardo) Paredes (proveniente del Zulia), Anthony Jiménez (desde Aragua). Pero sin duda que, Valera y Castillo terminaron de formar el núcleo. Y todavía tenemos gente para el futuro, con el inicialista Leandro Cedeño”, abundó Gómez, quien transita su tercer año como gerente.

 

Los lanzadores derechos Zambrano y Paredes han sido bazas del bullpen, pero también había que volver a confiar en brazos que formaron parte del desastre de la 2020-2021. Uno de ellos, Ronald Herrera, quien venía de ser vapuleado (31.76 PCL) y terminó convertido en un abridor fiable.

 

“Ahorita es fácil decirlo, pero le preguntas a cualquiera (del equipo) y te dirá que siempre mostré disposición para que le dieran la bola a Ronald. El año pasado habíamos hablado que le faltaba ritmo de competencia. Ahora está mostrando sus cualidades”, enfatizó el periodista caraqueño, en conversación con la LVBP.com.

 

Pero antes, los Leones pasaron poco más de un mes y 26 desafíos sin que ninguno de sus abridores ganara un encuentro, algo inédito en la liga, al menos desde la primera expansión en la zafra 1965-1966. En ese lapso los iniciadores melenudos compilaron un preocupante registro de 0-7, con 6.30 de efectividad y 1.72 de WHIP. Los fantasmas del pasado inmediato volvían a quejarse y sonar sus cadenas, en la desolación del fracaso.

 

El nicaragüense Kevin Gadea y el californiano Alex Sanabia, hombres de experiencia en el circuito y exitosos en el beisbol internacional, se sumieron en un marasmo del que nunca pudieron salir. La estructura que se había diseñado para la rotación, mordió el polvo.

 

“Gadea y Sanabia nos pusieron en una situación difícil. Pero el cuerpo técnico hizo un trabajo de orfebre extraordinario. Todos los días pensábamos cómo combinar los brazos hasta que poco a poco se fueron mostrando quienes podían abrir y los que podían relevar largo. Gran trabajo de Wilson Álvarez y Alguacil en ese sentido”, explicó Gómez.

 

Ese “trabajo de orfebre” incluyó piggy backs (dos abridores en un mismo encuentro), openers, días de bullpen y alguno que otro truco sacado de la chistera a última hora. En tanto que, si era necesario traer al cerrador José Torres a sacar los tres outs del séptimo inning, Alguacil lo hacía y después acudía al resto de sus taponeros para ver quién daba un paso al frente y resolvía el resto.

 

“El cuerpo técnico fue clave, como dije antes, todos los días trabajaba con un pequeño grupo de jugadores y le sacaba el máximo provecho”, puntualizó Gómez.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply