RADIOMANIA FM

Imágenes del tema: merrymoonmary. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Regionales

Internacionales

Tecnología

Opinión

Farandula

Deportes

» » EL BOLÍVAR DE NETFLIX




Bolívar, una lucha admirable, la miniserie de 60 capítulos producida por la cadena colombiana Caracol, y que transmite actualmente para Latinoamérica la plataforma de streaming Netflix, vuelve a poner la mirada sobre la figura del prócer venezolano, considerado como el protagonista más relevante de la gesta independentista del continente, visto a través de sus facetas personal, política y militar.

Pero esta obra televisiva, aún antes de su estreno, el pasado 21 de junio, ha levantado las expectativas y controversias propias de estas producciones biográficas, conocidas como biopics, en las que la ficción y la rigurosidad histórica no siempre van de la mano.

Ello ocurre de forma especial con una figura de las dimensiones épicas de Simón Bolívar, cuya impronta como Libertador de al menos cinco naciones, su pensamiento y hasta su vida amorosa se registran de acuerdo con la visión particular de cada país al que ayudó a liberar del yugo español y de cada creador que ha encontrado en él una fuente de estudio e inspiración para libros, ensayos, tesis y creaciones audiovisuales.

En el caso del seriado de Netflix, han sido muchos los comunicadores, historiadores, investigadores, espectadores y hasta figuras políticas, como el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quienes se han pronunciado, tanto sobre el tratamiento histórico de Bolívar, como respecto de los recursos audiovisuales.



Un culebrón.
Algunas opiniones han sido contundentes, como la del geohistoriador Omar Hurtado Rayugsen, del Centro Nacional de Historia, para quien la serie es “un melodrama”.

“Bolívar fue un ser humano y como tal tuvo pasiones, pero hay elementos más trascendentes. Nos llama la atención la caracterización física y gestual del Libertador. Además, la obra se filmó en localidades colombianas y algunas españolas. Ni siquiera Caracas, donde nació Bolívar, fue tomada en cuenta”, alega el profesor Hurtado.

Asimismo, alega que se soslaya la figura de Bolívar “como líder, como Libertador de cinco naciones, del visionario que tuvo la capacidad de vislumbrar el futuro de todo un continente, sino que se convierte en lo que en su momento fue otra producción que hasta fue precandidata a un Oscar (Libertador), donde su figura es deformada, así como su entorno, sus amigos, sus maestros”.

Hurtado Rayugsen afirma que la historia de la serie es “argumentativamente débil”, lo que a su juicio no ocurre con otra producción que llevó la vida del prócer a la gran pantalla: Bolívar, el hombre de las dificultades, “que por ser una adaptación del libro del gran académico Miguel Acosta Saignes, no tuvo la publicidad mediática que tuvo la otra”.

Volviendo a Bolívar, una lucha admirable, enfatiza que no se ahonda en el Bolívar de avanzada, “profundamente antiesclavista y antiimperialista, claramente integracionista y nacionalista, el conductor de pueblos que ha llegado a ser considerado en el mundo como el latinoamericano más grande del siglo XIX”.

Sin embargo, el historiador rescata algunos elementos de la producción, desde el punto de vista de lo audiovisual, en los que destacan parajes y locaciones de gran belleza.




Un cuento. 
La historiadora venezolana Inés Quintero también ha arrojado luces sobre la veracidad histórica que se presenta en la serie. En un artículo para el portal Prodavinci, la académica ha afirmado que la producción “no está ceñida al rigor histórico. Es cuento, no es historia”.

Quintero confesó su desconfianza hacia las producciones de contenido histórico debido a que “el objetivo que las anima es entretener y enganchar a las personas para que continúen viendo la serie hasta el último capítulo, como si fuese una telenovela” y cuestionó la construcción de los personajes, pues “ninguna de esas recreaciones tienen que ver con la historia”, en especial la figura de Francisco de Miranda, que fue catalogado como un traidor a la primera República.

Enfatizó que lo mismo ocurre con la “idealización del noviazgo feliz y romántico entre María Teresa Rodríguez del Toro y Simón Bolívar, un idilio de telenovela que deja por fuera el arreglo económico que estuvo de por medio para la realización de la boda”.





Venezuela presente. 
Aunque ninguna de las escenas se rodó en suelo venezolano, el talento criollo está presente en el reparto de la producción, encabezado, además de Luis Gerónimo Abreu, por José Ramón Barreto, en el rol del joven Bolívar.

También figuran la ex Miss Venezuela Irene Esser, como la esposa de Bolívar, y Nohely Arteaga, como la madre del Libertador, además de la joven Rosmeri Marval en el rol de María Antonia Bolívar.

Sobre su experiencia interpretando al Libertador Abreu dijo a la BBC que “Bolívar podía pasar de la depresión a la euforia, de la ira a la alegría en cuestión de momentos. La pasión que sentía por su ideal de libertad, por su sueño de la Gran Colombia, rayaba en la obsesión”.

Afirmó que el interés de la producción fue resaltar al héroe desde lo humano. “Quisimos humanizarlo, con sus defectos y sus errores, para engrandecerlo, porque Bolívar no era un superhéroe de bronce como las estatuas, sino un ser humano, más bien pequeño y modesto, que sin superpoderes se convirtió en un superhéroe de carne y hueso”.





De carne y hueso

De acuerdo con Luis Alberto Restrepo y Andrés Beltrán, directores de “Bolívar, una lucha admirable”, la producción presenta fragmentos de los géneros épico, el thriller político y el romance. Sin embargo, el productor Asier Aguilar reconoce que la serie se enfoca en la vida sentimental del Libertador y sobre las figuras femeninas que lo rodearon.

La escritora y guionista Juana Uribe contó con la asesoría de los historiadores Camilo Uribe e Isabel Arroyo, además del psicoanalista Ricardo Aponte, quienes ayudaron a transformar los hechos y las decisiones de Bolívar en los de un personaje íntimo de carhe y hueso.

“Tengo la absoluta certeza de que los venezolanos van a sentirse muy orgullosos del Bolívar que contamos y que el resto del mundo conocerá, un personaje del que tanto hemos oído hablar, tantas anécdotas se cuentan y en realidad sabíamos muy poco”, comentó Uribe al diario El País.





El presidente Maduro ya vio la serie completa

Los cuestionamientos que hizo el presidente Maduro poco antes del estreno de la serie, trajo de vuelta la histórica divergencia que han tenido Venezuela y Colombia en torno a Bolívar, cuyo legado se suele comparar con el del neogranadino Francisco de Paula Santander, quien lo habría traicionado cuando sacrificó el proyecto de la Gran Colombia por el federalismo.

Al respecto, el historiador Omar Galíndez dijo a la BBC que el escepticismo que mostró inicialmente el presidente venezolano hacia la serie “se inspira en los resquemores que dejó el comportamiento histórico de las oligarquías”.
Aunque en ese momento el mandatario nacional hizo una fuerte crítica a la guionista Juana Uribe, poco después contó que comenzó a seguir la serie y que le pareció “atractiva y bien producida”.

El mandatario manifestó en esa oportunidad que tomaría nota de cada capítulo para dar una opinión más completa. “Como es Bolívar, emitiremos una opinión objetiva, sincera y constructiva sobre esa serie”, prometió.
Y cumplió. El 31 de julio pasado, el mandatario contó que acababa de terminar de ver la serie y se retractó de sus comentarios anteriores.

“Yo cometí el error y quiero pedir excusas a los productores de la serie, a los escritores, a los actores y actrices porque yo por el prejuicio que tengo por el maltrato de la oligarquía en Bogotá contra Bolívar emití conceptos prejuiciados“, dijo.

Afirmó que, junto a su esposa, Cilia Flores, había terminado los 60 capítulos y que quedó “maravillado y conmovido” y recomendó a los venezolanos ver la producción. En su opinión “no es una serie historiográfica, sino una versión novelada de la vida de Bolívar, pero es muy hermosa”, agregó.

Calificó de “extraordinario” el paralelo que se establece entre la vida de Bolívar y Manuelita Sáenz. “Y con ese paralelo nos cuentan la historia heróica de la lucha por la Independencia y la libertad y nos traen a Bolívar como un ser humano.”

Dijo que aunque podría estar en desacuerdo con el tratamiento que le dan a próceres como Francisco de Miranda y Rafael Urdaneta, “la historia es la historia y tiene interpretaciones, y tiene polémica”.

Dijo que la serie le hizo recordar lo que le relataba el presidente Hugo Chávez sobre “la tragedia de Bolívar, de haber muerto traicionado, solo, abandonado”, y agregó que 200 años después, “aquí está su pueblo luchando por su ideal y su proyecto original”.

Dio sus felicitaciones al venezolano Luis Gerónimo Abreu, quien encarna a Bolívar en su adultez, y a la ecuatoriana Shany Nadan, quien interpreta a Manuela Sáenz.



En la gran pantalla

“Libertador” (2004), dirigida por Alberto Arvelo, sobre el guión de Timothy Sexton. Édgar Ramírez y María Valverde encabezan el reparto de la cinta que muestra a Bolívar en su ámbito privado y también como estratega.

“Bolívar, el hombre de las dificultades” (2013), dirigida por Luis Alberto Lamata, sobre el guion que coescribió junto a José Antonio y José Luis Varela. Protagonistas Roque Valero, Samanta Dagnino y Jorge Reyes. La cinta producida por la Villa del Cine muestra a un Bolívar más humano, un hombre con debilidades y angustias que lo llevaron a pensar hasta en la muerte.

“Bolívar, el héroe” (2003). Director Guillerno Rincón sobre el texto de Ricardo Pachón y el guion gráfico de Nixon Aguilera. Película animada colombiana. Cuenta la historia del prócer mediante personajes y situaciones de ficción.

“Bolívar soy yo” (2002). Dirigida por Jorge Alí Triana, con guion coescrito con Manuel Arias y Alberto Quiroga. Elenco: Robinson Díaz y Amparo Grisales. Largometraje colombiano basado en la vida real del artista Pedro Montoya, quien después de actuar como Bolívar en varias series, comenzó a ser tratado como el mítico Libertador venezolano.

“Simón Bolívar” (1969). Coproducción de España-Italia-Venezuela. Drama biográfico dirigido por Alessandro Blasetti. Con Maximilian Schell y Rosanna Schiaffino.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply