RADIOMANIA FM

Imágenes del tema: merrymoonmary. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Regionales

Internacionales

Tecnología

Opinión

Entretenimiento

Deportes

» » VENEZUELA ES EL SEGUNDO PAÍS DEL CONTINENTE CON EL ÍNDICE MÁS ELEVADO DE HOMICIDIOS




Según el Estudio Mundial sobre el Homicidio 2019 presentado este lunes por la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito en el año 2017 Venezuela, con una tasa de 56,8 homicidios por cada 100 mil habitantes, ocupó el segundo lugar como el país con el mayor número de asesinatos del continente americano, precedido por El Salvador que para ese año tuvo una tasa de 62,1 asesinatos por cada 100 mil habitantes, el tercer lugar lo ocupó Brasil con una tasa de 30,5.

De acuerdo con el estudio elaborado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), Venezuela experimentó entre 1991 y 2017 “el incremento más dramático” de muertes violentas de toda América, al pasar de 13 a 56,8 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Además se destaca que la ciudad de Caracas registró una tasa de 122 muertes por cada 100.000 habitantes, la más alta de todo el país. “Tienen una de las tasas de homicidios más altas del mundo, y todos se han visto afectados por la inestabilidad social y económica en las décadas recientes”, se lee en el informe.

El estudio explica que Brasil, Venezuela y México tienen similitudes en lo que a muertes violentas se refiere. “Tienen una de las tasas de homicidios más altas del mundo, y todos se han visto afectados por la inestabilidad social y económica registrada en las décadas recientes”.

Además, estos tres países tienen en común haber experimentado una caída de la población joven que, sin embargo, no se ha traducido en una bajada de la criminalidad, como ha ocurrido en sociedades más estables en las que también se ha reducido este segmento de la población.

Medio millón de asesinatos

El estudio establece que en 2017 casi medio millón de personas, específicamente 464.000 fueron víctimas de homicidio en 2017, cifra que supera con creces las 89.000 víctimas que dejaron los conflictos armados en el mismo período, 561% más personas murieron producto de la violencia homicida que producto de guerras.

El estudio alerta sobre el incremento del número de muertes violentas entre 1992 y 2017. En 25 años los asesinatos pasaron de 395.542 en 1992 a 464.000 en 2017 y advierte que aun cuando el número de crímenes aumentó, la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes presentó una reducción de 7,2 en 1992 a 6,1 en 2017 debido a que la población se incrementó a un ritmo mucho más rápido que el de los homicidios.

El hombre como generador y víctima de la violencia

A nivel mundial, alrededor del 81% de las víctimas de homicidio registradas en 2017 eran hombres y niños, y más del 90% de los sospechosos de homicidio eran hombres, según las estimaciones más recientes.

Sin embargo, el estudio muestra que la disparidad de género entre las víctimas cambia con la edad. Tanto las niñas y los niños de nueve años, así como los menores de edad, son asesinados en tasas aproximadamente iguales, contrastando con todos los demás grupos de edad, en los que los hombres constituyen más del 50 por ciento de las víctimas, según datos de 41 países.

Las víctimas jóvenes

En todas las regiones, la probabilidad de que los niños sean víctimas de homicidio aumenta con la edad, aunque este proceso ocurre en diferentes etapas.

Los hombres y los adolescentes de sexo masculino de entre 15 y 29 años corren el mayor riesgo de ser víctimas de homicidio en todo el mundo.

Aunque las mujeres y las niñas representan una proporción mucho menor de víctimas de homicidio en general que los hombres, siguen siendo, con mucho, las que soportan la mayor carga de los homicidios cometidos por sus parejas íntimas y por su familia.

Desigualdad desempleo e inestabilidad política como causas del crimen

El estudio recomienda estudiar y tener una comprensión integral de las causas y escala del problema, sin embargo, señala entre los factores que impulsan este delito la desigualdad, el desempleo, la inestabilidad política, la prevalencia de los estereotipos de género en la sociedad y la presencia de la delincuencia organizada.

El estudio también señala la importancia de un modelo de gobierno centrado en el estado de derecho, el control de la corrupción y la inversión en el desarrollo socioeconómico, que incluya la educación, como elementos fundamentales para reducir la tasa de delitos violentos. Las armas de fuego, las drogas y el alcohol son otros factores que facilitan el homicidio y que es necesario abordar, según el estudio.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply