RADIOMANIA FM

Imágenes del tema: merrymoonmary. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Regionales

Internacionales

Tecnología

Opinión

Farandula

Deportes

» » ¡SILENCIOSAMENTE! TUBERCULOSIS AUMENTA EN VENEZUELA

Situacion Preocupante En Venezuela



 Una denuncia preocupante
El Observatorio Venezolano de la Salud (OVS) denunció ayer que las precarias condiciones sanitarias y de hacinamiento que se vive en el país han provocado el aumento de los casos de tuberculosis. Detallaron que en el 2015, fueron registrados 21,9 casos por cada 100.000 habitantes; mientras que en 2017, se han reportado 23,5 casos por cada 100.000 ciudadanos. El especialista en planificación de políticas de salud, Jorge Díaz Polanco, explicó en el comunicado que no hay cifras oficiales que indiquen los casos de tuberculosis en el país, pero algunos registros en los hospitales y clínicas reflejan que la situación se ha agravado. Señalaron que la tuberculosis se puede curar rápidamente a través de vacunas que, en este momento, son escasas y costosas por la crisis económica que atraviesa el país desde hace varios años. El OVS encuentran en conversaciones con la Dirección de Enfermedades Respiratorias del Ministerio de Salud, que es responsable del Programa Nacional de Tuberculosis. Sin embargo, coincide en que solo habrá una mejora cuando cambie la situación política del país.

Con la crisis repuntó la tuberculosis

Según los especialistas del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS), las causas del repunte de enfermedades erradicadas desde hace 50 años, como el paludismo, la difteria y la tuberculosis, han reaparecido en el país producto de las condiciones sanitarias y de hacinamiento, agravadas por la crisis existente en Venezuela, han incidido en el incremento de tuberculosis en el país. Los reportes del OVS, indican un incremento sostenido en el avance de la enfermedad respiratoria en Venezuela, pues mientras en el año 2010 se reportaron 2.190 casos, en 2015 la cifra se elevó a 7.278; esto significa que la incidencia de la enfermedad pasó de 21 casos por 100.000 habitantes a 24 casos.

Jorge Díaz Polanco, integrante del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS), advirtió, las autoridades sanitarias del país no han publicado registros actualizados de los casos de tuberculosis recientemente y que los registros existentes “no son confiables” sobre la situación de la tuberculosis en el país, pero los sub registros presentan datos aproximados que dejan ver cómo esta enfermedad ha ido ganando terreno. “En el caso de esta incidencia de la tuberculosis ocurre lo mismo que cuando estás en una tarde muy calurosa y dices “qué calor hace” pero no sabes cuántos grados hace. Uno siente que este problema está creciendo y creciendo y es incontrolable”, señaló Díaz Polanco. El investigador explicó que entre los últimos cinco años el aumento de la tuberculosis ha tenido que ver con el deterioro intenso y rápido de la calidad de vida de los venezolanos, donde han surgido una serie de condiciones que predisponen a las personas de contagiarse. Un ejemplo son las condiciones de hacinamiento en los hogares, pero sobre todo en las cárceles, y otro tiene que ver con los altos índices de desnutrición de familias enteras que no tienen acceso a alimentos suficientes y de calidad. “Esta escasez que estamos viviendo, estos aumentos de precios incontrolados que hacen inaccesibles los alimentos, producen un conjunto de condiciones que son riesgosas para la persona que está desnutrida o mal nutrida porque lo predispone más a la tuberculosis que otra persona. Si a eso ahora lo asocias con la aparición del sarampión y de la difteria, pues aún más. Todas esas cosas están conectadas porque de alguna manera están vinculadas a las condiciones de vida y a las formas en las que la gente interactúa entre sí”, acotó el especialista.

Incapacidad y muertes prematuras

Según un estudio realizado por la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, la incapacidad y las muertes prematuras se pueden elevar por la crisis económica. El estudio consistió en tomar la fotografía de la salud del venezolano desde  2014 y 2017 para saber de qué se enferman los ciudadanos. Y es que para los expertos del área de la salud de la SVMI, mientras el presidente de la República Nicolás Maduro y sus ministros, viajan por el mundo con aviones privados y viáticos libres, los venezolanos padecen enfermedades provocadas por la situación socioeconómica. Las estadísticas arrojaron que la hipertensión subió de 30% a 36,7% lo que significa que 7.436.045 de personas están siendo afectadas; la obesidad es la única que no ha ido en aumento, por los diferentes factos visibles, presentó una disminución de 29,3 a 24%, es decir, hay 4.943.588 afectados.

La desnutrición también está matando

Para la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, el grado de desnutrición se elevó de 1.1% a 3,3% el cual 204.891 personas están propensas a padecer este riesgo. Estas deducciones fueron con ayuda del Estudio Venezolano de Salud Cardiometabólica, que se realizó en 23 ciudades, donde se tomó como muestra a 3.445 personas mayores a 20 años, en donde se observó una alarmante cifra de 8.064.157 venezolanos propensos a padecer de derrame cerebral o infarto. “Las enfermedades no transmisibles tienen que ver con factores socioeconómicos. Nosotros nacemos con riesgo de padecer diabetes o hipertensión porque está en nuestros genes, pero son las conductas sobre cómo comemos y el estilo de vida lo que puede hacer que el gen se manifieste o no. Los factores socioeconómicos inciden en lo que comes. Ahorita acceder a una fruta es muy difícil. El venezolano prefiere comprar alguna proteína o carbohidratos que le dé saciedad”, explica la presidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, Maritza Durán.

La mala alimentación pasa factura

Por consiguiente todo lleva a un solo punto, el por qué de estas enfermedades, y todo radica en la alimentación, “ha disminuido la carga calórica y eso ha traído disminución de peso. Eso es bueno; el problema es cómo lo pierdes y qué es lo que estás cambiando. Hay aumento de bajo peso y eso nos levanta las alarmas, porque lo ideal es que todos los pacientes que tenían aumento de peso pasen a un índice de masa corporal normal, pero pasarlos a bajo peso es un efecto negativo”, indicó.

Se pudo notar que de cada 10 mujeres solo 2 consumen frutas, de 10 solo 3 comen verduras y de 4 de 10 no se ejercitan. “Si tienes que consumir de 3 a 5 raciones diarias de ese grupo de alimentos y solo 2 o 3 personas de cada 10 pueden hacerlo, quiere decir que esa población en riesgo de hacerse diabética se va a enfermar”, señala la presidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna.

Asimismo, Durán afirma que así el sistema de salud no estuviera en crisis, más de 8 millones de venezolanos sufriendo de diabetes sería insostenible para el sistema de salud de un país, por lo que hay que hacer seguimiento a las políticas públicas para prevenir las enfermedades. Por otro lado, asevera que los programas alimentarios del gobierno, no incluyen frutas o proteínas de buena calidad, sino que ofrecen a los venezolanos especialmente harinas (arroz, espaguetis), pero no productos cárnicos, frutas, vegetales, lácteos,  o cereales, que fuera del subsidio oficial son inaccesibles para la gente que devenga salario mínimo e imposibles de comprar para los venezolanos que están por debajo de esa remuneración.

Un débil sistema sanitario

El repunte de al menos tres enfermedades infecciosas y víricas en Venezuela ha dejado ver el debilitamiento de su sistema sanitario, y especialistas aseguran que la fuerte presencia de difteria, malaria y sarampión, se debe, entre otras cosas, a la poca vigilancia y a la falta de medidas preventivas. “La difteria en Venezuela no se presentaba desde el año 1992”, dijo la especialista en enfermedades infecciosas Ana Carvajal, miembro de la Red Defendamos la Epidemiología, una ONG que fue la primera en dar a conocer la reaparición de esta enfermedad en 2016 y que ha contabilizado cerca de 450 casos. “Tenemos más de un año con la difteria porque no se tomaron las medidas y hasta ahora no se ha hecho. En septiembre, nada más en este hospital fallecieron cuatro pacientes niños”, dijo una pediatra del centro de referencia de salud de Bolívar, el Hospital Raúl Leoni, que prefirió no ser identificada. Con respecto a la malaria, la red de epidemiología sostiene que está totalmente “descontrolada” desde hace cuatro o cinco años, y en el caso del sarampión, cuya última epidemia importante se registró en 1994 se han contabilizado, desde julio de este año y hasta el 19 de septiembre, 38 casos confirmados en varios municipios de Bolívar. Las autoridades venezolanas publicaron el pasado mayo un informe epidemiológico luego de pasar tres años sin dar a conocer este documento y en él se reconocen 324 casos de difteria y 240.613 de malaria durante el año 2016. Este informe en el que no aparecen registros de sarampión fue publicado durante la gestión de Antonieta Caporale como titular del Ministerio de Salud, y días después fue destituida de su cargo. A la reaparición de estas enfermedades también se le agregan los casos de zika que en 2016 se ubicaron en 59.348, según el Ministerio de Salud, y de microcefalia de la que no se conocen cifras exactas. El resurgimiento de estas enfermedades ha hecho que los médicos venezolanos enciendan las alarmas a través de protestas, ruedas de prensa y la conformación de nuevas alianzas, pues temen una gran expansión. El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, ha dicho además que iniciará una investigación sobre la reaparición de estas afecciones que además del hambre, la inflación, la inseguridad y la escasez de medicinas, amenazan la vida de un atribulado ciudadano.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply