RADIOMANIA FM

Imágenes del tema: merrymoonmary. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Regionales

Internacionales

Tecnología

Opinión

Farandula

Deportes

PEDRO CASTILLO VS. KEIKO FUJIMORI: LAS PROPUESTAS DE LOS CANDIDATOS QUE SE DISPUTARÁN LA PRESIDENCIA DE PERÚ EN SEGUNDA VUELTA

 


actas procesadas al 100%, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) anunció que Pedro Castillo logró 19,10% de los votos, seguido de Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, con 13,37% de los sufragios.

 

Ambos se enfrentarán en las urnas el domingo 6 de junio.

 

Quien resulte ganador asumirá la presidencia el 28 de julio en medio de una de las peores crisis de la historia reciente peruana, a causa de la pandemia de coronavirus.

 

¿Quiénes son los candidatos y qué proponen?

 

Castillo, la “sorpresa”

Castillo, profesor de primaria de 51 años, se postula por Perú Libre, que se define como un partido de izquierda marxista y que tiene como logo un lápiz.

 

El día de las elecciones acaparó todas las miradas al llegar a votar a caballo a su local de sufragio ubicado en Tacabamba, en la provincia de Chota, en Cajamarca, a 900 kilómetros de Lima.

 

La candidatura de Castillo se ubicó entre las favoritas tan solo en las semanas previas a las elecciones.

 

Castillo “ha reunido el descontento de muchos peruanos pobres, sobre todo del interior del país, históricamente olvidados del centralismo de la capital”, según analistas citados por Reuters.

 

Nacido en Cajamarca y exrondero (miembro de las rondas campesinas, organizaciones comunales de autodefensa), Castillo es profesor de primaria desde 1995. Tiene también un máster en Psicología Educativa.

 

En 2017 adquirió notoriedad al dirigir una huelga de profesores en varias regiones del país que se extendió por 75 días, para exigir, entre otras cosas, un aumento de sueldos para los maestros peruanos.

 

Durante la protesta, el entonces ministro del Interior, Carlos Basombrío, vinculó a Castillo con el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef).

 

Este grupo pide la libertad de los presos por el conflicto interno peruano (1980-2000), incluido Abimael Guzmán, fundador de Sendero Luminoso (SL), el grupo armado maoísta que buscaba tomar el poder por la vía armada y desató una guerra que dejó miles de muertos y desaparecidos.

Castillo negó cualquier relación con el Movadef.

 

Fujimori, la candidata con mayor antivoto

Keiko Fujimori, de 45 años y líder del partido Fuerza Popular, es una de las políticas más conocidas y polémicas de Perú.

 

Es hija del expresidente Alberto Fujimori, quien gobernó de 1990 a 2000 y actualmente cumple una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.

 

Esta es la tercera vez que la política intenta llegar a la presidencia.

 

Fue finalista en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2011 y 2016, en las que perdió frente a Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski (PPK), respectivamente. Pero en 2016, su partido obtuvo la mayoría absoluta en el Congreso.

 

De ganar esta segunda vuelta, sería la primera presidenta mujer de Perú.

 

La candidata estudió Administración de Empresas en la Universidad de Boston (EE UU) y obtuvo una maestría en el mismo campo en la Universidad de Columbia (EE UU).

 

Está casada con el estadounidense Mark Vito Villanella y fue congresista entre 2006 y 2011.

 

Keiko Fujimori cumplió dos veces parte de una orden de prisión preventiva entre octubre de 2018 y mayo de 2020 a causa de una investigación en curso por supuesto lavado de activos provenientes de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, para presuntamente financiar su campaña de 2011 y 2016. Ella rechaza las acusaciones.

 

Durante su campaña, habló de aplicar una “demodura”, una combinación de democracia y mano dura en el país.

 

Además, defiende la Constitución de 1993 (promulgada durante el gobierno de su padre) y en su plan de gobierno, “Rescate 2021”, propone el “desarrollo de una verdadera economía social de mercado” que promueva “el trabajo formal, el desarrollo de emprendimientos, las asociaciones público-privadas y la inversión sostenible y socialmente responsable”.

 

El plan de gobierno también promete fomentar “una sana convivencia entre la agricultura y minería”.

 

Fujimori se ha manifestado en contra de la eutanasia y la interrupción del embarazo —aunque no en caso de aborto terapéutico — y a favor de “legislar la unión civil desde la perspectiva patrimonial”, según escribió en una columna en la cadena RPP a inicios de marzo.

 

Hasta fines de marzo, Fujimori tenía 55% de antivoto (quienes decían que definitivamente no votarían por ella), el mayor nivel de rechazo de todos los postulantes, según una encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

 

Sin embargo, las preferencias estaban tan fragmentadas que este “antivoto” no le impidió llegar a segunda vuelta.

 

Ahora, con el pase a segunda vuelta de Castillo, se prevé que Fujimori intente unir a los votantes de los otros candidatos de derecha, sobre todo de Hernando de Soto, de Avanza País, y de Rafael López Aliaga, de Renovación Popular, que quedaron en tercer y cuarto lugar.

 

Antes del anuncio del resultado oficial de la primera vuelta, Fujimori ya había dicho sobre De Soto que ambos tienen “grandes coincidencias” y que esperaba que pudieran “trabajar juntos”.

 

“Hago una invocación a ellos [De Soto y López Aliaga] que han señalado que creen en un modelo de inversión privada, que han señalado que no quieren que Perú se convierta en Cuba o Venezuela”, dijo también la candidata la noche de las elecciones.

Fuente: El Nacional

19 DE ABRIL DE 1810

 


Un jueves santo de 1810, específicamente el 19 de abril se inició en Caracas el comienzo de una etapa en la historia de Venezuela. En este día, el cabildo de Caracas, con el apoyo de parte del pueblo y de importantes sectores de las fuerzas armadas, tanto de los batallones de veteranos como de milicias, así como de destacados personajes del clero, la sociedad y de los intelectuales, depuso al gobernador y capitán general Vicente Emparan y a los demás altos funcionarios españoles, enviándolos al exilio. Dicho movimiento revolucionario que se llevó a cabo de una manera incruenta, en definitiva tuvo un impacto en los campos político, económico, social y cultural no sólo de Venezuela sino de toda Sudamérica.

 

Antecedentes

Entre los antecedentes más cercanos al 19 de abril, se hallan la conspiración de Gual y España en 1797, la expedición libertadora de Francisco de Miranda en 1806 y la conspiración de los Mantuanos en 1808. En relación al movimiento llevado a cabo en Caracas y La Guaira por parte de Gual y España, en el mismo participaron individuos de todos los sectores sociales, excepto los mantuanos; tratándose en términos generales, de un proyecto revolucionario igualitario, republicano y democrático, con proyección hacia el resto del continente. En cuanto a sus líderes, tenemos que Manuel Gual era un hijo de un militar distinguido que había defendido La Guaira 50 años antes; por su parte, José María España había sido teniente de justicia de Macuto; es decir, ambos eran hombres cultos incorporados a la administración colonial. A la conspiración se sumaron también republicanos españoles que poco antes habían organizado en Madrid una revolución similar, quienes fueron apresados y remitidos a América como reos de Estado. En este grupo destacaba Juan Bautista Picornell, quien en poco tiempo estableció contacto con Gual y España. El ideario de la revolución de estos funcionarios de la corona se expresó en unas Ordenanzas que en nombre de la Santísima Trinidad se proponían a restituir al pueblo americano su libertad. Entre los puntos fundamentales de este programa figuraban la instauración en los departamentos de Venezuela de un nuevo gobierno; y la proclamación de los derechos del hombre (igualdad, fraternidad, libertad y propiedad), lo que contribuiría a la eliminación de las clases sociales por parte de la República. Asimismo, dicho movimiento pretendía extender la revolución a otras regiones de América. Otro documento importante de la revolución de Gual y España fue el folleto de los derechos del hombre, que fue impreso en la isla de Guadalupe. No obstante, la conspiración se descubrió antes de que llegase a estallar. Los revolucionarios españoles lograron huir y se refugiaron en las Antillas. Manuel Gual fue a Trinidad, donde murió, se cree que envenenado en 1800. José María España, quien había huido y regresado, fue apresado y ejecutado en la plaza mayor de Caracas en 1799. Aunque la conspiración en definitiva fue bañada en sangre, conmovió la tranquilidad de la sociedad colonial, y generó una honda preocupación en los mantuanos caraqueños, quienes vieron amenazada su posición preeminente en la sociedad.

 

En 1806 la tranquilidad de la vida colonial venezolana se vio una vez más sacudida, cuando Francisco de Miranda, emprendió una expedición libertadora de Venezuela desde Nueva York. Disponía de tres barcos, y la mayoría de los tripulantes, oficiales y soldados, eran norteamericanos. Miranda intentó desembarcar en Ocumare de la Costa, pero varios buques españoles se lo impidieron, refugiándose en Trinidad. Meses después intentó un nuevo desembarco en Coro, pese a que en esta ocasión logró poner pie en tierra, la población huyó, por lo que Miranda tuvo que desistir de sus planes. Sin embargo, a bordo del buque "Leander" traía una imprenta con la cual imprimió proclamas que incitaban a los venezolanos a combatir por su libertad e independencia. También difundió la célebre "Carta a los españoles-americanos" del jesuita peruano Juan Pablo Viscardo, en la que éste animaba los americanos a defender sus derechos y los de sus sucesores. Al fracasar su expedición, Miranda se trasladó a Trinidad y posteriormente a Inglaterra, desde donde prosiguió promoviendo la independencia de Venezuela y de América Latina.

 

Mientras que el movimiento de Miranda tenía como objeto tomar el poder de Venezuela desde el exterior, para hacerla libre e independiente; la conspiración de los mantuanos en 1808 intentaba apoderarse del poder desde dentro, es decir, mediante un golpe de Estado. Para este momento, los mantuanos tenían el poder económico a través del control del Cabildo, el Real Consulado y la agricultura, y aspiraban a obtener el poder político ya fuera Venezuela independiente o por lo menos autónoma. La invasión en 1808 de España por parte de los franceses y el arresto del rey Carlos IV y su sucesor Fernando VII, crearon el vacío el poder propicio para los intereses del mantuanaje caraqueño. En tal sentido, al enterarse los mantuanos que en todas las provincias españolas se organizaron juntas para preparar la resistencia contra las fuerzas invasoras y para dirigir la política de cada región, le solicitan al capitán interino de Venezuela, Juan de Casas, que organice también una junta con la misma característica de las españolas y en la cual tuvieran ellos el puesto preponderante; en otras palabras era una revolución interna que no pretendía cambiar el orden social. En definitiva, la conspiración de 1808 fracasó debido a que el capitán general no accedió a las demandas de los mantuanos, poniendo en prisión a los más exaltados y enviando a sus haciendas a los más moderados. También fracasó este movimiento, como consecuencia del apoyo de los oficiales de las milicias de pardos, quienes se presentaron ante Casas y se mostraron dispuestos a combatir contra los mantuanos, si éstos persistían en sus propósitos.

 

Los Sucesos Del 19 De Abril De 1810

El 19 de abril de 1810 renació la conspiración de los mantuanos, quienes en esta ocasión se habían procurado la cooperación de los batallones veteranos o las milicias, así como el apoyo de los notables, los intelectuales, de parte del clero y otros sectores de la sociedad, y de un núcleo considerable del pueblo. Una vez eliminada la posibilidad de toda resistencia en la Península, los notables caraqueños concibieron la constitución de una junta similar a las formadas en España a fin de regir los destinos de la provincia.

 

El capitán general Vicente Emparan, deseoso de ganar tiempo e indeciso ante el camino a seguir, suspendió la sesión del Cabildo y se dirigió a la catedral; sin embargo, a las puertas de ésta, uno de los revolucionarios, Francisco Salias, se interpuso y tomando del brazo a Emparan, le conminó a regresar al Cabildo. La actitud de Salias fue ampliamente celebrada por la multitud en general y por un grupo de conjurados; ante la osadía de Salias, los soldados que formaban la guardia del capitán general hicieron un ademán de apercibir sus armas, pero una orden del oficial venezolano que los mandaba, los mantuvo firmes en sus puestos sin intervenir. Dadas las circunstancias, Emparan regresó al Cabildo, acompañado de los alcaldes, regidores y notables, mientras una multitud invadía la plaza mayor. Al poco tiempo llegaron al Cabildo el abogado Juan Germán Roscio, el canónigo José Cortés Madariaga y otros representantes del pueblo y del clero, quienes se incorporaron a la reunión. Presionado por los factores de poder presentes en el Cabildo de Caracas, Emparan pronunció las palabras que señalaron el principio del fin, por lo menos jurídicamente, del régimen español en Venezuela. Dirigiéndose al pueblo congregado en la plaza, desde el balcón del cabildo, les preguntó si deseaban que él continuase mandando; ante la respuesta negativa de las personas presentes, exclamó Emparan: "¡ Pues yo tampoco quiero mando!". Luego de esto, quedó establecida la que oficialmente recibió el nombre de Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII.

 

El mismo 19 de abril de 1810 fue redactada el acta en la cual se consignaba el establecimiento de un nuevo gobierno. En la misma se precisaba que el gobernador y capitán general, el intendente de Ejército y Real Hacienda, el subinspector de artillería y el auditor de Guerra y asesor general, así como la Real Audiencia, quedaban privados del mando que ejercían, a la vez que suprimían esas instituciones. En consecuencia, el Cabildo de Caracas, con sus 2 alcaldes José de Llamozas y Martín Tovar y Ponte a la cabeza, asumió el poder, incorporando en su seno a los representantes del clero, del pueblo y de los pardos, ya mencionados, mientras que el mando militar era confiado momentáneamente al teniente coronel Nicolás de Castro y al capitán Juan Pablo Ayala. El acta del 19 de abril fue firmada por todos los asistentes al Cabildo extraordinario de ese día, incluyendo a los funcionarios españoles depuestos (Vicente Emparan), los que desempeñaron un papel secundario y los que a partir de ese momento asumieron el poder (Tovar, Roscio, Cortés de Madariaga, etc.). El acta fue leída el mismo día en diversos lugares de Caracas por los escribanos Fausto Viaña y José Tomás Santana, quienes certificaron que la población reaccionó gritando las siguientes consignas: "Viva nuestro Rey Fernando VII, nuevo Gobierno, Muy Ilustre Ayuntamiento y Diputados del Pueblo que lo representan".

 

En definitiva, la revolución se llevó a cabo sin derramamiento de sangre. Los funcionarios depuestos fueron conducidos luego a La Guaira y encerrados en las fortalezas o confinados a bordo de buques anclados hasta que se les expulsó. De acuerdo con el testimonio de uno de ellos, el intendente Basadre, durante el tiempo que estuvo en prisión pudo apreciar como los revolucionarios compusieron e hicieron circular canciones alegóricas de su Independencia, en las cuales convidaban a toda Hispanoamérica a hacer causa común y a tomar "... a los caraqueños por modelo para dirigir revoluciones" Al parecer, ya entonaban la canción que mucho más tarde fue declarada Himno Nacional de Venezuela: "Unida por lazos/ que el cielo forjó/ la América toda/ existe en Nación/ y si el Despotismo levanta la voz seguid el ejemplo/ que Caracas dio." En conclusión, aunque el 19 de abril de 1810 no fue declarada jurídicamente la Independencia de Venezuela, políticamente se produjo un cambio radical que culminó con la declaración del 5 de Julio. No obstante, no hay que olvidar que para entonces la idea de la independencia todavía no aparecía como objetivo principal en las mentes de los líderes revolucionarios y será solo, cuando se convoque al primer congreso de Venezuela, y a través de los meses de discusión ideológica que seguirán, que tal planteamiento llegará a materializarse.

EJECUTIVO ORDENÓ LA REESTRUCTURACIÓN DE LA POLICÍA NACIONAL BOLIVARIANA

 


El presidente de la República, Nicolás Maduro, ordenó vía decreto un proceso de reestructuración de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), según se lee en la Gaceta Oficial N° 42.105 del 13 de abril pasado.

 

Entre las consideraciones expuestas por el jefe de Estado en el referido decreto está que el Ministerio de Interiores, Justicia y Paz debe contar con dependencias administrativas y personal altamente calificado que den respuesta al fortalecimiento y expansión de la PNB “reimpulsando su doctrina original de ser una policía eminentemente comunitaria, preventiva, de proximidad, de protección y de autoridad… con la finalidad de garantizar eficientemente la seguridad integral y la paz del pueblo venezolano”, reseñó Últimas Noticias.

 

El proceso ordenado al interior de la PNB tendrá un lapso de seis meses, contados a partir de la publicación del decreto en la Gaceta Oficial y estará a cargo de una Comisión de Reestructuración, integrada por un presidente, un coordinador general, dos coordinadores adjuntos, cinco directores principales, con sus respectivos suplentes y dos voceros de organizaciones del Poder Popular.

 

La ministra para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Carmen Meléndez, presidirá la Comisión de Reestructuración mientras que la coordinación general será ejercida por Endes Palencia, viceministro del Sistema Integrado de Policía.

 

La Comisión de Reestructuración podrá incorporar al proceso a instituciones nacionales o internacionales, con competencias vinculadas al desempeño de la función policial y el respeto de los derechos humanos.

 

La Comisión de Reestructuración de la PNB tiene por objeto la revisión, rectificación y reimpulso del mencionado organismo de seguridad “coadyuvando en la profunda transformación de sus estructuras en aras de contribuir de la forma más eficaz y eficiente con el logro de los fines del Estado en el marco de los parámetros del respeto a los Derechos Humanos”.

Fuente: El Universal

VENEZUELA EMPLEARÁ PROTOTIPO PARA DESMINAR REGIÓN FRONTERIZA CON COLOMBIA

 


Venezuela informó este sábado que empleará un prototipo local para desminar una zona del estado Apure, fronterizo con Colombia, donde la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se enfrentó a grupos armados irregulares identificados como disidentes de las FARC.

 

El ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, dijo durante una inspección al parque de vehículos blindados de la FANB que el prototipo barreminas y otros serán enviados a la entidad occidental para proteger a las tropas que desarrollan el operativo contra grupos irregulares colombianos.

 

"Felicito a todos los que se pusieron al frente de estos prototipos (que) pronto estarán al mando del Comando Estratégico Operacional de la FANB (Ceofanb) para enviarlos a Apure", declaró Padrino.

 

El pasado 21 de marzo, la FANB inició combates con grupos irregulares que además han sembrado minas artesanales en algunos sectores del estado Apure, por lo que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ya pidió la colaboración de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para limpiar la zona.

Fuente: El Universal

TRANSPORTE INTERURBANO ESTARÁ SUSPENDIDO DURANTE SEMANA DE CUARENTENA RADICAL


 

el ministro del poder popular para el transporte, hipólito abreu, informó que durante la semana de cuarentena radical, consciente y voluntaria decretada por la comisión presidencial para el control y la prevención de covid-19, que inicia este lunes 19 hasta el domingo 25 de abril, el transporte interurbano estará suspendido, como medida para resguardar la salud y la vida de los venezolanos.

 

a través de un mensaje publicado en la red social twitter, el titular de esta cartera, añadió que durante el mismo período el transporte urbano y suburbano solo atenderá sectores priorizados como alimentación, salud, telecomunicación, seguridad y servicios (transporte, hidrológicas, aseo, electricidad), destacó venezolana de televisión.

 

como parte de las medidas adoptadas, el personal de la gran misión transporte venezuela mantendrá despliegues en todo el país para garantizar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad en el transporte público y de carga.

Fuente: El Universal